Etimología de Alma


El diccionario de Oxford describe el alma como la porción eterna y etérea de un hombre o una mujer o un niño o un animal. La palabra alma viene del latín anima. Las siguientes lenguas europeas occidentales (y esperanto) todas descienden de anima: catalán, latín, italiano, español, portugués, gallego, francés y esperanto.

Una palabra relacionada, animus, significa mente.


Sabemos que alma viene del latín anima; pero que significa anima exactamente? Significa varias cosas, pero las mas comunes son: una corriente de aire; viento o aire; la vida; alma; la respiración; el principio vital.

La psicología de Jung utiliza la palabra anima bastante a menudo, donde significa el ser interior o el lado femenino de un hombre. Se relaciona con la palabra del griego antiguo άνεμος (ánemos, o sea, viento!) Anima también tiene relacion com el antiguo inglés anda (celos, ira, envidia). También se relaciona con el proto-undo-europeu ane, que significa respirar o soplo.

En inglés, alemán y otras lenguas similares, la palabra soul (alma en castellano) desciende del inglés antiguo sáwol y sawel.

Varias lenguajes modernas usan una palabra que es similar a la del antiguo inglés, sobre todo alemán (seele). Sin embargo, ¿de dónde viene la palabra sáwol?

Sáwol era, de hecho, derivado del gótico saiwala. La palabra soul tiene orígenes particularmente complicadas. Se miras en An Introduction to the Gothic Language por Thomas Lambdin veras que la palabra saiwala esta escrita en los evangelios góticos y anglosajones (y con una buena dosis de la palabra amén salpicada en casi todas las páginas! Que disfrutes!).

Curiosamente, la palabra saiwala (soul, alma en español) es muy similar al saiwaz (sea, mar en español) del proto-germánico. Hay una teoría que nunca se confirmó, y diferentes libros ofrecen diferentes explicaciones (ninguno de ellos me parecen cien por ciento verdad), pero tal vez nuestros viejos amigos en Germanía Magna creían que los espíritus del mar podrían salvarlos de los romanos y su cultura mística unía la dos palabras muy similares. Lo que realmente sabemos es que estas antiguas culturas creían que el mar era el lugar de descanso del espíritu.

En español, portugués y gallego dices alma; en catalán, latín e italiano: anima; en checo: duše; en holandés: ziel; en esperanto: animo; en estonio: hing; en filipino: kaluluwa; en finlandés: sielu; en francés: âme; en alemán: seele; en húngaro: lélek; en Indonesia: jiwa; en japonés: (tamashī); en lituano: siela; en noruego: sjel; en polaco: dusza; en rumano: suflet; en turco: Ruh.

Referencias:

Bremmer, Jan, El concepto del alma en la antigua Grecia, Ediciones Siruela, 2002 

Gamillscheg, Ernst, Etymologisches Wörterbuch der Französischen Sprache, Heidelberg: Carl Winter, 1928.

Klein, Dr. Ernest, A Comprehensive Etymological Dictionary of the English Language, Amsterdam: Elsevier Scientific Publishing Co., 1971.

Ringe, Don, From Proto-Indo-European to Proto-Germanic, Oxford, 2006.