Etimología de Balar


Balar es una palabra que viene del latín bālāre (un verbo, el presente activo infinitivo de bālō) que se utiliza para representar el sonido de varios animales, como ovejas y cabras. Palabras relacionadas: balans, balatus, balitare, dibalare, belare.

Balar es utilizado en toda la literatura castellana. En Las Aventuras de Lana de Hector Javier Oñate Ocaña: “Llegó la primer oveja, ni siquiera le miró la cara, ésta llegó, brincó y se siguió de largo sin siquiera balar.”; en Los Cuentos del Peregrino de Laureano J. Benítez Grande-Caballero: “Lo agarró del cuello, pero el joven tigre comenzó a balar como una oveja.”

Ver también el articulo Bee. En inglés la palabra Baaing es una combinación de Baa + ing.

Referencias:

Durkin, Philip. The Oxford Guide to Etymology. Oxford: Oxford University Press, 2009.

Wedgwood, Hensleigh, and J. C. Atkinson. A Dictionary of English Etymology. 2d ed. London: Trübner &, 1872.