Etimología de Bee


El bee de una oveja. Los primeros escritos que mencionan este sonido han sido descubiertos en 1580-90. Es muy probable que el sonido ya existía antes de este periodo.

En alemán: bäen. El grito de una oveja es descrito como un bee o balido.

La palabra bee se ha utilizado en la literatura y revistas durante mucho tiempo. Los ejemplos incluyen El Pastrocito Mentiroso (“La oveja dice bee, bee. El pato dice cuac, cuac. La gallina hace coc, coc. El gato dice miau, miau.”) Relatos del Anticlimax de Lorenzo da Firenze (“Eso es–concluyó Inat:–le daremos una pata de la oveja. Bee-eee“) y Zita de Ana Uría (“No me gustan los rebaños. Una pobre oveja para Dios. ¡bee-bee-bee!“); toda la literatura utiliza la palabra bee.

Referencias:

Durkin, Philip. The Oxford Guide to Etymology. Oxford: Oxford University Press, 2009.

Wedgwood, Hensleigh, and J. C. Atkinson. A Dictionary of English Etymology. 2d ed. London: Trübner &, 1872.