Etimología de Ley


La ley es el sistema de reglas que un grupo de personas (un pueblo, una ciudad, un país, un mundo) siguen. Las leyes son frecuentemente ejecutadas a través de castigos.

La palabra ley tiene una etimología muy sencilla: su origen es el latín (lex y legis).

En inglés, la etimología de ley (law) es un poco mas interesante: la palabra law viene del nórdico antiguo lag, que se ha transformado en el antiguo inglés lagu. Inglés medio: lawe. En inglés antiguo, las palabras æ y gesetnes tenían el mismo significado que law, pero se han echo obsoletas.

Si tienes que escribir sobre la etimología de la ley en un examen, simplemente mencionar la palabra lex sera suficiente.


La Realidad de la Ley En 2016 y más allá

Una de las mayores quejas que tenemos acerca de la ley hoy en día, especialmente en España, es que la ley se ha vuelto tan compleja, tan detallada, que parece como si los individuos no pueden incluso actuar de una manera sensata y libre.

De hecho, el principal problema que surge al crear tantas leyes excesivamente limitantes es precisamente la destrucción de nuestra sociedad libre. Las leyes existen por una buena razón.

Debemos evitar actos horribles como violación y asesinato. Sin embargo, los seres humanos no son robots, y eso es lo que las leyes tratan de hacer: hacer que cada persona sea una pequeña rueda en una máquina muy grande.

Las leyes son creadas por los seres humanos, y es importante asegurarse de que los legisladores son personas conscientes. Si nos fijamos en la antigua China o de la civilización azteca, algunas leyes eran francamente bárbaras (segundo nuestros estándares modernos).

Para ver qué tipo de leyes absurdas entran en la legislación, no busques más. Algunos de los estados en los EE.UU. son conocidos por tener leyes completamente ridículas (por ejemplo, juegos de bingo no pueden durar más de cinco horas en Carolina del Norte. No puedes vender tus ojos en Texas. En Gainesville, sólo puedes comer pollo frito se utilizas tus manos desnudas. Flirtear está prohibido en San Antonio).

Afortunadamente, el poder del pueblo normalmente impide la creación de leyes demasiado absurdas. Depende de ti, como individuo, asegurar que tu gobierno no está destrozando las cosas con leyes ridículas.

Referencias:

Murray, John. Un Diccionario Etimológico de Inglés Moderno. 1921.